NOTICIAS

 
Ángel Francisco Rebollo Gallego
 

Las algas no son el problema

 
Viernes 20 de agosto de 2010 0 comentarios
 
w

Tampoco este verano nos libramos ya de las quejas por las algas en nuestras costas. Como cada verano y como si fuera una tradición popular de antaño, vuelven a aparecer en las playas algunos enojados y ruidosos bañistas quejándose ardientemente por la presencia de algas en la orilla, reclamando más limpieza por parte de los servicios municipales e intentando trasladar al resto de usuarios de las playas una imagen equivocada, malintencionadamente y desbordante de ignorancia por parte de quienes la propagan.
Y en ese último aspecto, también debo incluir a los medios de comunicación, pues tanto la prensa como la televisión suelen hacerse eco de reclamaciones de este tipo que lanza algún energúmeno, y que el periodista en prácticas de turno, hace suyas sin la más mínima investigación, ni el mínimo contraste de la información y, lo que es más grave, sin hacer un mínimo uso de la razón o de la lógica, bien sea por su parte, como por quien le supervisa, pues como estamos en verano parece que todo vale, sin tener en cuenta el daño que puedan causar al turismo local, nuestra principal fuente de ingresos.
Pues nada más lejos de la realidad se encuentran todas esas personas, ya que no es cierta ninguna de sus afirmaciones y por tanto no tiene sentido que le demos tanta importancia. Aunque opino que sí sería conveniente que cada vez que situaciones similares se produzcan, deberíamos salir todos en tromba a contestar esas actitudes con argumentos, con educación y con cultura, elementos estos que difícilmente encontraremos en aquellas personas.
Y porque la auténtica realidad es que la voluntad de nuestro Alcalde es que las playas de Torrevieja estén limpias 365 días al año, y en eso se esmeran los operarios del servicio municipal de limpieza de playas. Y el simple hecho de la observación de una playa cualquiera, desde la madrugada hasta el anochecer, por parte de todos aquellos que critican impune e ignorantemente, les daría pruebas suficientes de que nuestras playas al amanecer están impecables y que a lo largo de la jornada las ensucian los usuarios y la marea sigue arrastrando hasta la orilla restos de “algas”.
Qué pasaría si uno de nosotros fuese de vacaciones a una ciudad del interior y nos quejásemos de que el Ayuntamiento no limpia nunca las hojas secas que caen de los árboles en las calles o que no retira todos los días la nieve de las aceras por donde paseamos, sin darnos cuenta que tanto las hojas como la nieve pueden seguir cayendo a lo largo de todo el día y de toda la noche, pues ambos son fenómenos naturales que nadie puede evitar y que los servicios municipales no pueden estar 24 horas esperando a que caiga una hoja o un copo de nieve para limpiarlo. Pues que estaríamos muy equivocados reclamando por dichas situaciones y no tendría sentido que en plenas vacaciones perdiésemos un solo segundo de nuestro tiempo o un sólo julio de energía en acudir a quejarnos al Consistorio, o incluso en promover algaradas y manifestaciones.
Pero lo que verdaderamente llega a nuestras orillas es una planta marina denominada Posidonia oceánica que, a diferencia de las algas vulgares, sólo viven en agua de mar y preferentemente si ésta se mantiene totalmente limpia. Esta planta, mal llamada “alga” por todos, lugareños y forasteros, no es suciedad, sino algo natural que emana de la naturaleza y que aporta a las playas yodo, sirve para frenar la erosión que produce el oleaje durante los temporales haciendo de barrera de sujeción de la arena y de rompiente natural de las olas, a menudo trae envueltos peces, moluscos y microorganismos de los que se pueden alimentar algunas aves u otros consumidores de la cadena trófica que compone el ecosistema de una playa.
Nuestra planta en cuestión, la Posidonia, antes de ser arrancada del fondo marino por el oleaje, ya había aportado incalculables cantidades de oxígeno al agua y a la atmósfera, había servido de hábitat a millones de seres vivos marinos, había frenado el arrastre de arenas hacia el mar interior y por tanto la desaparición de nuestras playas, y también había aportado al agua ese yodo que, a su vez, es posible que sea el causante de que la sal de Torrevieja sea de tanta calidad. Y con todo ésto, tenemos la inmensa suerte de que esta especie, la Posidonia oceánica, siendo única en el Planeta sólo existe en el Mar Mediterráneo, y puebla nuestras costas simbolizando y garantizando con su presencia la pureza y la limpieza de estas aguas.
Así pues, una planta con tales características no debe molestar a nadie, ni es mala, ni nociva, ni insalubre. Yo aún recuerdo jugar de pequeño encima de los montones de “algas” ante la mirada tranquila de mi madre, quien sabiamente antes de volver a casa llenaba una bolsa con esta planta para ponerla a macerar con alcohol en frascos de cristal hasta conseguir un ungüento que se frotaba en las piernas para tratar las varices y las piernas cansadas. Ella decía que bañarse con la mar revuelta y la orilla llena de algas era bueno para la piel, la circulación, etc, mientras los viejos del lugar hacían colchones de “algas” para el reuma y los dolores de huesos. Todavía hoy no soy capaz de poner en duda las palabras de mi madre ni la sabiduría de esos antiguos torrevejenses.
Posiblemente, por bañarme y jugar entre “algas” de pequeño gozo ahora de una buena circulación, aunque no por ello evito que se me haga “mala sangre” cuando oigo quejas como la que estamos tratando. Aunque me temo, que pronto la Posidonia dejará de ser un problema, pues con la entrada en funcionamiento de la segunda desalinizadora más grande del Planeta lo más probable es que la salmuera que se verterá al mar quemará el fondo marino y enturbiará nuestras aguas hasta el punto de hacer desaparecer la Posidonia, y por consiguiente también la arena, y por consiguiente también las playas, y por consiguiente también los bañistas, y por consiguiente también los turistas, y por consiguiente….¿qué más daño nos pueden hacer?

Ángel Francisco Rebollo Gallego

 

Comparte este artículo

 
 
 

Comentarios

 
 
 

LA ENTREVISTA

Eduardo Dolón espera ganar para poder “reiniciar” Torrevieja
Eduardo Dolón Sánchez Candidato a la Alcaldía de Torrevieja por el Partido Popular. 12 de abril
Francisco Sala Aniorte. Cronista Oficial de la Ciudad de Torrevieja desde el año 1984.
LA ENTREVISTA 2 de noviembre de 2018
“A medio plazo la idea del club es ascender y afianzarse en la Segunda División B”
Daniel Plaza Montero. Director General del CD Torrevieja. 5 de octubre de 2018
“El pueblo de Torrevieja siempre ha sido muy fiel al Restaurante Bahía”
José Antonio Vilella Fructuoso. Propietario del Restaurante Bahía. 27 de septiembre de 2018
“Hoy mismo presentamos ante notario las firmas para exigir una Asamblea General”
José Luis Pérez Maeso. Socio del Casino de Torrevieja desde hace más de 40 años. 7 de septiembre de 2018

Periódico Santa Pola © Copyright 2018, todos los derechos reservados.

Diseño: Baluarte Comunicación s.l.